Todo el mundo conoce el Air Force One pero el Presidente de los Estados Unidos tiene otro medio de transporte con nombre propio. La Bestia. No tan popular como el avión el coche de Barack Obama es un auténtico búnker.

Según explica A3Media por fuera parece una limusina pero es más bien un vehículo blindado donde todo está calculado al milímetro. Sus puertas son duras como las de un avión, solo se baja la ventanilla del conductor y cuenta con un sistema de ventilación propio en caso de ataque químico.

Infográfico de La Bestia
Infográfico de La Bestia

El coche está preparado para absorber el impacto de bombas, aunque estén puestas debajo del vehículo.
En su interior cuenta con un arsenal de armas y bolsas de sangre por si el presidente requiriese una transfusión.

En cuanto a las comuniaciones La Bestia posee contacto directo con el vicepresidente y el Pentágono y el conductor es un experimentado agente de la CIA.