Actualidad

Audi A3 Sportback e-tron: Deportividad con la máxima eficiencia

Con el A3 Sportback e-tron, Audi presenta un automóvilhíbrido enchufable de última generación. El compacto de categoría Premium, que estará a la venta a partir de 2014, combina potencia deportiva con una eficiencia impresionante y todas las comodidades para el uso diario.

Audi A3 e-tron

El A3 Sportback e-tron ofrece 204 CV (150 KW) de potencia de sistema y consume una media de sólo 1,5 litros de
gasolina a los 100 km. Su radio de acción en modo eléctrico es de hasta 50 kilómetros, a los que se suman otros 890 kilómetros con el motor TFSI. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos y alcanza una velocidad punta de 222 km/h; el Audi A3 Sportback e-tron da un nuevo giro al carácter deportivo de esta serie compacta de categoría Premium. Según la norma CEE para vehículos híbridos enchufables, sus emisiones de CO2 se limitan de media a 35 gramos por km, lo que equivale a un consumo
de 1,5 litros a los 100 km.

Gracias a la filosofía de construcción ligera Audi ultra, el Audi A3 Sportback e-tron pesa en vacío, incluidos todos los componentes eléctricos, menos de 1.580 kg, y aún así ofrece espacio para cinco personas y mucho equipaje. Trae consigo todos los puntos fuertes de la marca: el elegante diseño, el deportivo tren de rodaje, la ergonomía de primera clase, la excelente calidad de acabado y una amplia oferta de equipos de alta tecnología en el ámbito de los sistemas de asistencia y de infotainment.

El motor de combustión. Como motor de combustión se emplea el 1.4 TFSI, uno de los propulsores más modernos de Audi. Se encuentra montado unos centímetros más a la derecha de lo habitual en el vano motor (en el sentido de marcha) para dejar espacio a los componentes de alto voltaje. El cárter del cigüeñal se ha fabricado en fundición de aluminio, y el peso total apenas supera los 100 kg. El cuatro cilindros presenta los últimos avances tecnológicos en muchos ámbitos: en la reducida pérdida de potencia por efectos de la fricción, en el turbocompresor, en la refrigeración del aire de sobrealimentación y en la gestión térmica.

Una particularidad es la integración del colector de escape en la culata. Después de un arranque en frío, se encarga de que el líquido refrigerante alcance rápidamente la temperatura de servicio. A plena carga, la camisa de agua reduce la temperatura de los gases de escape. Dada la amplia autonomía –de hasta 50 km– y las prestaciones del Audi A3 Sportback etron en modo eléctrico, en la mayoría de los trayectos cortos que se realizan en el día a día apenas será necesaria la entrada en acción del motor de combustión. Otro efecto del concepto híbrido enchufable es que, con frecuencia, el TFSI no se activa hasta que no se requiere una mayor potencia (kickdown), así como en frío bajo carga elevada. Por este motivo los ingenieros lo han dotado de diferentes medidas de protección. Entre ellas se
cuentan las modificaciones en las paredes de los cilindros y los segmentos de los pistones, así como un sensor que mide la calidad del aceite.

Con 150 CV (110 KW) y 250 Nm, el 1.4 TFSI entrega su par motor máximo de forma constante entre las 1.750 y las 4.000 rpm, creando una armonización perfecta con el motor eléctrico. Los 330 Nm de par máximo de éste último están disponibles
prácticamente desde el arranque, y permanecen constantes en un amplio rango de revoluciones hasta las 2.200 rpm aproximadamente. Su potencia máxima es de 75 KW. La potencia de sistema del A3 Sportback e-tron se sitúa en 204 CV (150 KW) y el par de sistema en 350 Nm. La combinación del motor eléctrico y el motor de combustión proporciona una autonomía total de hasta 940 km. Aún así, las prestaciones son muy deportivas, y la aceleración de 0 a 60 km/h requiere sólo 4,9 segundos.

El motor eléctrico y la batería. El motor eléctrico es un motor síncrono de excitación permanente. Pesa 34 kg y cuenta
con refrigeración líquida. El motor eléctrico está situado entre el volante bimasa del motor y el embrague desacoplador de nuevo desarrollo (el embrague K0). Al arrancar el TFSI, éste es arrastrado por el motor eléctrico a través del embrague. En cuanto ha
alcanzado el mismo número de revoluciones que el motor eléctrico, el embrague se cierra. Este proceso se desarrolla en un tiempo aproximado de medio segundo, de un modo suave y extremadamente preciso.

Junto con el embrague desacoplador K0, el motor eléctrico está integrado en un cambio e-S tronic de seis velocidades de nueva concepción que distribuye la fuerza entre las ruedas delanteras. Como todos los cambios de doble embrague de Audi, está dividido en
dos engranajes parciales que son accionados por los dos embragues multidisco K1 y K2. El cambio de marcha se lleva a cabo mediante el cambio entre los embragues. Apenas tarda unas centésimas de segundo y se completa sin interrupción perceptible de la fuerza
motriz.

Híbrido y enchufable: la recarga. Audi equipa de serie al A3 Sportback e-tron con un cable de carga universal. Con los
conectores de enchufe intercambiables, el cable de carga se puede utilizar tanto en un enchufe doméstico como en un enchufe industrial para un pleno rendimiento de carga. Estos conectores de enchufe se fabrican de forma específica para cada país, garantizando así que el A3 Sportback e-tron se pueda cargar en todo el mundo.

El sistema híbrido. La gestión del sistema híbrido solapa su trabajo con el del motor eléctrico. Hasta un rango de revoluciones medio, el motor eléctrico, que actúa aquí como alternador, se hace cargo de la mayor parte de la deceleración. La energía que recupera se almacena en la batería de tracción. Los frenos de rueda no se activan hasta que el conductor no pisa el pedal con
mayor fuerza.

La recuperación en frenada es sólo uno de los varios estados de conducción del Audi A3 Sportback e-tron. El arranque se lleva a cabo casi siempre de forma eléctrica, excepto cuando hace mucho frío o un calor extremo, o cuando el estado de carga de la batería es
muy bajo. Gracias al elevado par del motor eléctrico, el compacto deportivo acelera con mucho brío. De los 0 a los 60 km/h transcurren 4,9 segundos; un empuje silencioso pero potente.

El Audi A3 Sportback e-tron alcanza en modo eléctrico una velocidad de hasta 130 km/h; sería posible incrementarla, pero no sería eficiente. Si se circula a una velocidad constante de 100 km/h, sólo se activa por norma general el motor eléctrico, siempre y cuando la energía de la batería sea suficiente. En cuanto el conductor acelera a fondo, por ejemplo para adelantar, y el pedal supera una determinada resistencia, se conecta adicionalmente el TFSI a través del embrague desacoplador K0. El Audi A3 Sportback e-tron acelera en modo boost nada menos que con 350 Nm de par.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Apúntate a nuestra Newsletter

Apúntate a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir los post de pruebas y presentaciones que vamos publicando.

¡Gracias por apuntarte! Te has suscrito con éxito.