Un trabajador de Audi con uno de los exoesqueletos que prueba la marcaAudi está probando la ergonomía de dos exoesqueletos para usarlos en sus fábricas. Estas estructuras están diseñadas para que las articulaciones y la musculatura de los empleados y empleadas estén más protegidas. Alrededor de 60 empleados y empleadas utilizarán estos exoesqueletos durante un período de varias semanas.

Muchos pasos del proceso de producción implican trabajos que son inevitables. Cuando se han agotado las medidas técnicas y organizativas para una conseguir una óptima ergonomía, los exoesqueletos ofrecen un valioso apoyo. Audi está probando dos de estas ayudas, el Paexo de Ottobock y el Skelex 360 de Skelex.

Los ensayos están teniendo lugar en los talleres de pintura, ensamblaje y fabricación de herramientas en la planta de Ingolstadt.

Los exoesqueletos se acoplan como una mochila

Tanto el Paexo como el Skelex 360 se usan acoplados en los hombros como si se tratase de una mochila y se aseguran en su posición con un cinturón alrededor de las caderas. Los escudos de los brazos sostienen éstos cuando el usuario o usuaria trabaja por encima de su cuerpo. Absorben parte del peso del propio brazo y lo redirigen a las caderas a través de estructuras de soporte, lo que reduce la carga sobre los hombros. Este proceso se hace de forma puramente mecánica, sin ningún tipo de accionamiento motorizado.