Actualidad

Concept-car Initiale Paris, sexto pétalo de la estrategia de diseño de Renault

La estrategia de diseño de Renault, basada en el ciclo de la vida, recoge las distintas experiencias vitales de los clientes: encontrar el amor, descubrir el mundo, fundar una familia, trabajar, disfrutar del ocio y acceder a la sabiduría. Esta estrategia se basa en un lenguaje estilístico emocional sencillo a la vez que sensual y cálido. “Wisdom” es el sexto pétalo de esta estrategia y se desvela con ocasión del Salón de Frankfurt. Simboliza la apertura mental, la capacidad de disfrutar plenamente de la vida, dando prioridad a las sensaciones y el placer e Initiale Paris lo encarna.

CONCEPT-CAR Z29

Es con este espíritu que los diseñadores de Renault han ideado Initiale Paris, una experiencia inédita del viaje, en clase premium, con todas las emociones que la marca pretende asociarle. Con 4,85 m de largo, Initiale Paris es un gran coche. De alto standing pero sin desmesura, este concept-car promete espacio a bordo. Con un tamaño similar al de un Grand  Espace, el concept-car Initiale Paris pesa 250 kg de peso menos.

La línea fluida y contemporánea del vehículo se inspira tanto de los códigos de la arquitectura como de la aeronáutica; estas dos disciplinas saben cómo aunar robustez y ligereza, dos cualidades a menudo antagónicas. El contorno de los cristales laterales del concept-car Initiale Paris evoca la forma de una pluma. La custodia trasera recuerda a la silueta de una cola de aeronave. En ella se alojan unas originales trampillas aerodinámicas motorizadas que se despliegan lateralmente, como los «flaps» del ala de un avión, y con una cinemática sofisticada que contribuye a la emoción.

Con originalidad, el techo del concept-car de aluminio y plexiglás es el que brinda el homenaje más formal a la Ciudad de la luz. Grabado en la masa, dibuja el plano de París – con zonas opacas y otras transparentes – con sus barrios, sus grandes arterias y el Sena. Este desafío técnico, con un resultado estético espectacular, cobra pleno significado tanto para la nueva firma “Initiale Paris” como, en un sentido más amplio, para Renault. De hecho, la aventura industrial de Renault se fraguó junto al Sena. ¿Y qué otra ciudad sino París puede encarnar a los ojos del mundo el arte de vivir y el refinamiento a la francesa?

Para acceder a su interior el vehículo cuenta con unas puertas de apertura opuesta y con un peldaño motorizado que se baja para facilitar la subida a bordo. El placer exclusivo de un viaje por el aire a bordo de un jet privado que sugiere el interior se concreta nada más ver los asientos de las dos primeras filas, la palanca de velocidades perfilada, las guías luminosas que recorren el habitáculo y unos volúmenes que recuerdan, en el interior, las formas de aeronave descubiertas en el exterior. Los asientos “gran confort” de las dos primeras filas invitan a viajar. Sin unión vertical con el piso y fijados en el túnel central, parecen flotar en el habitáculo. Este efecto aéreo está reforzado por la discreta articulación que une el respaldo con el asiento y deja pasar la luz entre uno y otro.

El conductor cuenta con una instrumentación de estilo depurado y de una consola central que parece suspendida en el habitáculo. Desprovista de montantes laterales, la consola se inscribe con ligereza en el habitáculo como un puente que une el túnel central con el cuadro de instrumentos. Da cobijo a dos pantallas que difunden videos e información sobre los puntos de interés de la ciudad. Estas pantallas siguen la curvatura de la superficie de la consola y parecen confundirse con su revestimiento de madera mate.

Una original banqueta de láminas móviles independientes ocupa la tercera fila. Las láminas definen la modularidad que se espera de un vehículo de estas características. Su posicionamiento abre la puerta a múltiples combinaciones inéditas: con el respaldo total o parcialmente abatido, o bien una banqueta continua con reposabrazos de separación para los pasajeros… Más allá de la funcionalidad, es posible colocarlas en posiciones distintas y darles distintos perfiles, como el de una ola, simplemente por el disfrute visual.

Sobre la base del motor Energy dCi 130, los especialistas del motor de Renault han extrapolado un concept-motor que ofrece mucho par (hasta 400 Nm) en un amplio margen de utilización. Recoge los criterios fundamentales de Renault en materia de tecnología mecánica y explora nuevas vías para reforzar aún más su eficiencia en el futuro. Otra de las particularidades de este concept-motor es la utilización de pistones de acero optimizados en beneficio de la reducción de los rozamientos. Los pistones de acero se dilatan menos que los pistones de aluminio. El resultado es un mejor aguante de los juegos -a alta temperatura- entre los pistones y los cilindros de la bancada. La disminución de los rozamientos entre pistones y cilindros reduce el consumo. Para aligerar al máximo, el pistón de acero es hueco. Su diseño recoge directamente el de los pistones del motor de Fórmula 1 Renault.

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Apúntate a nuestra Newsletter

Apúntate a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir los post de pruebas y presentaciones que vamos publicando.

¡Gracias por apuntarte! Te has suscrito con éxito.