Dunlop ha presentado un nuevo prototipo de neumático,  diseñado para mejorar el comportamiento del vehículo en las curvas así como sus prestaciones de frenado y estabilidad, gracias al vínculo directo entre el microchip implantado en el neumático y el ordenador de a bordo del coche.

Dunlop

El microchip, que no necesita batería, envía información relativa a la presión, la temperatura y los datos de identificación del neumático al ordenador del vehículo. Con  esta información, el ordenador central puede ajustar automáticamente los algoritmos de control longitudinal y lateral, para mejorar las prestaciones de conducción.

Entre las mejoras que ofrece esta innovación, se cuentan la reducción de la distancia de frenado cuando el ABS entra en funcionamiento, una mejor respuesta en las curvas, mayor estabilidad en caso de derrape y la optimización del vínculo entre el neumático y los sistemas de control de estabilidad..