Actualidad

El segundo modelo de BMW i

BMW Group presenta el BMW i8, un coche deportivo perteneciente a una nueva generación, en concordancia con las exigencias que plantean los tiempos actuales. El segundo modelo de la nueva marca BMW i combina un sistema de propulsión tipo «plug-in-hybrid» con una jaula del habitáculo de polímero reforzado con fibra de carbono (PRFC) y sistemas de soporte de aluminio para los motores, el acumulador y el chasis. Gracias a su revolucionario concepto y a la fascinación que despierta el diseño de su carrocería de formas aerodinámicamente optimizadas, este modelo de 2+2 puertas, concebido desde un principio como vehículo híbrido eléctrico enchufable, es capaz de deparar el típico placer que significa estar a los mandos de un dinámico coche de la marca BMW y, a la vez, marcar un hito en términos de eficiencia. Trasladando de manera consecuente al segmento de los coches deportivos el criterio de producto selecto definido fundamentalmente a través de la sostenibilidad, el BMW i8 refleja la magnitud y el carácter universal de los planteamientos básicos de la marca BMW i.

BMW i8

El trabajo de desarrollo realizado por la marca BMW i se rige por un enfoque revolucionario. Es la primera vez que se crean automóviles selectos quedesde un principio fueron concebidos para ser coches eléctricos o híbridos tipo «plug-in». La tecnología eDrive del sistema de propulsión es parte elemental del nuevo concepto automovilístico que, por lo tanto, se diferencia de los modelos convertidos, que son modificados posteriormente en coches eléctricos o híbridos. La nueva forma de entender lo que es innovador y selecto en un modelo de BMW i, está definida a través de un diseño futurista, el uso inteligente de materiales ligeros, cualidades dinámicas capaces de deparar el típico placer de conducir un coche de la marca, la gestión precisa del flujo de energía, así como la aplicación de procesos y métodos de fabricación que respeten los recursos naturales y que impliquen un bajo consumo de energía.

El BMW i8 fue concebido desde un principio como coche deportivo híbrido eléctrico enchufable, ágil y de altas prestaciones y, al mismo tiempo, extraordinariamente eficiente. Su arquitectura LifeDrive, específica de BMW i, ofrece las condiciones ideales para la obtención de un automóvil de peso optimizado, bajo centro de gravedad y equilibrada distribución del peso entre los ejes. El motor de combustión, el motor eléctrico, el acumulador de energía, la electrónica funcional, todos los componentes del chasis, así como los elementos de soporte estructural y de absorción de impactos, están montados en el módulo Drive de aluminio. El elemento principal del módulo Life del coche de 2+2 asientos está constituido por la jaula del habitáculo de polímero reforzado con fibra de carbono (PRFC). Esta estructura permite, además, que los diseñadores dispongan de un margen de libertad mucho mayor, circunstancia que supieron aprovechar para conferirle al BMW i8 las formas características determinadas por los criterios estéticos aplicados específicamente en BMW i.

El motor de combustión de tres cilindros del BMW i8 tiene una potencia de 170 kW/231 CV que se aplica en las ruedas del eje posterior. La potencia de 96 kW/131 CV del motor eléctrico se aplica en el eje delantero. Este motor recibe su energía eléctrica de una batería de ión-litio que se recarga enchufándola a una toma de corriente doméstica normal. Este sistema tipo «plug-in-hybrid», desarrollado y fabricado por BMW Group, permite conducir únicamente con el motor eléctrico, en cuyo caso la autonomía real en condiciones normales del tráfico diario es de hasta 35 kilómetros, y la velocidad máxima de hasta 120 km/h. Cuando se suma al funcionamiento el motor de combustión, el coche permite disfrutar de las ventajas de la tracción total, con más agarre al asfalto, mayor capacidad de aceleración y óptima distribución de la potencia al trazar curvas de manera dinámica y deportiva. El motor más potente de los dos aplica su potencia en las ruedas posteriores. Junto con el impulso adicional que se produce mediante el sistema híbrido, el BMW i8 depara aquél placer de conducir propio de la marca, emparejado con una ejemplar eficiencia. Acelera de 0 a 100 km/h en apenas 4,4 segundos. Cuando se inicie su producción en serie, el consumo promedio del BMW i8, determinado de acuerdo con el ciclo de pruebas UE previsto para vehículos híbridos eléctricos enchufables, será de 2,5 litros a los 100 kilómetros, mientras que el valor de CO2 será de 59 gramos.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Apúntate a nuestra Newsletter

Apúntate a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir los post de pruebas y presentaciones que vamos publicando.

¡Gracias por apuntarte! Te has suscrito con éxito.