Es el juego de moda entre los niños hasta el punto que algunas escuelas han empezado a preocuparse por su uso. Claro que en un país como Rusia todo puede alcanzar otro nivel.