Pruebas

JOHNNY BE GOOD 125 Café intenso

Texto: Sergi Mejías / Fotos: J.C.Orengo-F.Romero

Más allá de los escúteres, las motos de 125cc son la alternativa para los usuarios  que llegan al mundo de las dos ruedas. También para los que están de vuelta. Y dentro del octavo de litro, las motos con una estética vintage son la opción para moverse con una moto con personalidad propia como la Johnny Be Good.

La Johnny Be Good se inspira en los años 60 destilando una imagen vintage muy café racer.  Definen esa estética la ausencia de carenado, el diseño del manillar y la terminación del asiento. El motor, ya conocido, ofrece una potencia de 9,6 CV de potencia con un consumo homologado de 1,9 litros cada 100 kilómetros y una velocidad máxima de 115 km/h.

Una moto manejable y cómoda

Una vez a su grupa, la Johnny Be Good es una moto muy manejable.  Apenas tiene 126 kilos de peso y una altura del asiento de 780 mm. La posición de conducción es cómoda, y el motor voluntarioso y fácil de llevar. La suspensión, con horquilla invertida delante, mantienen un buen equilibrio entre confort y prestaciones.

Una vez en marcha destila unas sensaciones auténticas gracia a la posición de conducción y el sonido del escape. La frenada combinada está bien repartida y es una ayuda para los usuarios con menos experiencia. La Macbor Johnny Be Good 125 está disponible en color negro y a un precio de 2.699 euros.

 

Descarga la revista en Apple Store Google Play

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Apúntate a nuestra Newsletter

Apúntate a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir los post de pruebas y presentaciones que vamos publicando.

¡Gracias por apuntarte! Te has suscrito con éxito.