Fue creado en 1911 con el único propósito de batir un récord de velocidad. Tras más de un siglo un grupo de mecánicos lo ha resucitado para el Goodwood Festival of Speed. Se trata de la Bestia de Turín.