Foto: Ajuntament de Barcelona
Foto: Ajuntament de Barcelona

La mayoría de infracciones que la Guardia Urbana de Barcelona ha detectado en las calles de la capital catalana se deben a distracciones durante la conducción.

En octubre la Guardia Urbana realizó una campaña para mejorar la seguridad vial y evitar conductas de riesgo motivadas por la distracción de los conductores, especialmente producidas por el uso del teléfono móvil o el GPS. La campaña también pretendía fomentar el respeto a los semáforos y la prioridad de los peatones y evitar los giros imprudentes.

Durante la campaña la Guardia Urbana realizó 1.315 denuncias por distracciones de los conductores y 1.228 por no respetar los semáforos. De las infracciones cometidas por distracciones, la gran mayoría, 1.086, fueron por conducir utilizando el teléfono móvil. En cuanto a los semáforos, buena parte de las denuncias fueron por no respetar el rojo, tanto en el caso de conductores de vehículos (686), como en el de usuarios de ciclomotores (303) y bicicletas (133).

Durante el año 2015 se produjeron 9.095 accidentes con víctimas en la ciudad, y la primera causa de estos accidentes fueron las distracciones y la falta de atención en la conducción. Como segunda y tercera causa, la Guardia Urbana señala el hecho de efectuar giros indebidos o imprudentes y el de no respetar la distancia de seguridad. Desobedecer los semáforos es la cuarta causa de accidentalidad.