Durante el primer trimestre del año y en el mes de marzo, el sector de la moto y los vehículos ligeros en España registró un total de 17.909 unidades matriculadas, lo que representa un descenso del 10,4% en comparación con el mismo período del año anterior. A pesar de esta disminución, el trimestre en su conjunto mostró un crecimiento del 2,9%, con un total de 50.370 unidades matriculadas, lo que indica un continuo interés por parte de los ciudadanos en este tipo de vehículos.

En cuanto a las matriculaciones diarias, se observa una ligera reducción en marzo de 2024 en comparación con marzo de 2023, con 895 unidades matriculadas frente a las 869 unidades del año anterior.

Es importante tener en cuenta que la caída en las cifras de marzo puede atribuirse en parte a los días festivos de Semana Santa, así como al hecho de que el mes pasado tuvo un fin de semana adicional en comparación con marzo de 2023, lo que resultó en entre tres y cuatro días laborables menos, dependiendo de la Comunidad Autónoma.

En cuanto al mercado de las motocicletas, se registraron 16.188 matriculaciones en marzo, lo que representa una disminución del 10%. Por tipo de uso, las motos de carretera experimentaron una caída del 6,4% (7.363 unidades), los escúteres vieron una reducción del 11,4% (8.228 unidades) y las motos de campo descendieron un 21,2% (585 unidades). 

Además, se observó un descenso en todas las categorías de cilindrada, con una disminución del 15% en las motos de hasta 125 cc (7.608 unidades), una caída del 5,7% en las de cilindrada alta (>750 cc) (3.188 unidades) y una disminución del 4% en las de cilindrada media (125-750 cc) (5.462 unidades).

En cuanto a los canales de venta de las motocicletas, creció el canal de empresa en un +14% (2.498 uds.) debido a las flotas, mientras que el canal particular cerró marzo con una caída del -11,1% (13.308 uds.) y el de alquiler también cerró en negativo con una caída del -49,2% (382 uds.)

Los ciclomotores cayeron un -13% respecto a marzo de 2023 registrando un total de 826 unidades. El canal de alquiler creció un +47% (69 uds.), mientras que empresas y particular cayeron un -26,8% (112 uds.) y un -13,5% (645 uds.) respectivamente.

En cuanto al resto de vehículos de la categoría L, los cuatriciclos ligeros crecieron un +1,2% (336 uds.), mientras que los cuatriciclos pesados descendieron un 12,2% y los triciclos cayeron un -40,3% (271 uds.).

Por Comunidades Autónomas, el ránking de ventas lo lideraron Cataluña (4.193 uds.), Andalucía (3.797 uds.) y Madrid (2.181 uds.). En cuanto a crecimiento porcentual, solo dos comunidades cerraron en datos positivos: Extremadura +4,8%) y Aragón (+0,3%).

En palabras de José María Riaño, secretario general de ANESDOR: “La caída de matriculaciones del mes de marzo era algo que podríamos esperar al contar con un fin de semana más que el mes de marzo del año anterior, y con los días festivos de Semana Santa. Unas cifras que no reflejan el estado de salud general del sector, que ha cerrado el primer trimestre del año con un crecimiento del 2,9%, lo que implica que cada vez son más los ciudadanos que valoran las ventajas que ofrece la moto en cuanto a movilidad”.

El propio Riaño añade que “el parque de motos lleva 10 años de crecimiento continuo. La moto nada tiene que ver con un coche, o con una bicicleta, tiene su propia singularidad como vehículo. Es por esto que no se comprende que en el proyecto de Ley de Movilidad Sostenible no se tenga en cuenta a la moto, y que en los Planes de Movilidad Urbana Sostenible impulsados en diferentes municipios de España, la moto no cuente con un capítulo propio. Es necesario que se revisen las diferentes regulaciones y que se le dé a la moto el lugar que le corresponde”.