Hay que estar un poco zumbado para que se te ocurra poner un puñado de matasuegras en el tubo de escape y a ver qué pasa. Esto es lo que hizo un irlandés en su Jimny en un vídeo que se ha vuelto viral. Para gustos, colores.