Porsche cerró el año 2015 con unos ingresos de 21.500 millones de euros y un beneficio de 3.400 millones. Ambas cifras incrementan un 25% respecto el año anterior. La marca alemana vendió 225.000 coches, un 19% más que en 2014.

El Porsche 911 (Foto: Thomas doerfer / Wikimedia Commons)
El Porsche 911 (Foto: Thomas doerfer / Wikimedia Commons)

La salud financiera de la que alardea Porsche ha permitido cerrar el 2015 con un incremento del 9% en su plantilla de empleados, ahora tiene 24.481.

El Presidente del Consejo de Administración Oliver Blume aseguró que estos resultados «son la consecuencia lógica de nuestra estrategia corporativa y una expresión de la atractiva gama de producto”.