Texto: Pere Prat

La Ford Transit Custom Nugget ha sido pensada hasta el mínimo detalle para fomentar la convivencia de las familias y convertir sus escapadas de fin de semana o los viajes de vacaciones en aventuras inolvidables. Para definir el nuevo modelo, Ford ha contado con la colaboración de Westfalia, empresa líder en camperización.

La versión PHEV dispone de dos tomas de corriente externas. Una de ellas alimenta el conjunto eléctrico cuando se conecta a la red del camping. La otra, en cambio, es la que se emplea para cargar la batería del sistema híbrido enchufable. La estrella de la gama es la alternativa híbrida enchufable, que permite circular en modo eléctrico cuando conviene.

Uno de los elementos opcionales más recomendables es el techo fotovoltaico. Durante una jornada soleada, este sistema permite producir suficiente electricidad para alimentar todos los mecanismos del vehículo y recargar la batería auxiliar. Un sistema inteligente, que indica la inclinación en la pantalla táctil, permite nivelar la carrocería para dormir cómodamente.

Contar con un piso plano es la mejor solución para que los pasajeros puedan moverse con libertad por el interior del vehículo. Los dos sillones delanteros son giratorios, con el fin de fomentar la conversación después de aparcar. El diseño interior contempla zonas separadas, especialmente pensadas para cocinar, dormir y promover la convivencia.

Equipada con un módem 5G, que forma parte de la dotación de serie, la Transit Custom Nugget apuesta por la conectividad y el entretenimiento a bordo. Una aplicación convierte el smartphone en un mando a distancia del habitáculo. El equipamiento de la flamante furgoneta camperizada de Ford incluye una ducha de agua fría y caliente, instalada en la zona trasera.