Con hechos y no palabras, Zero Motorcycles sigue demostrando que sus innovadoras motocicletas eléctricas son capaces de afrontar cualquier desafío, por lejano que sea. Su vanguardista tecnología y elevadas prestaciones están enfocadas a enfrentarse y superar aquellas rutas trazadas por los motoristas más ambiciosos y exigentes. Tras los largos viajes europeos de la motoviajera Alicia Sornosa a bordo de una Zero SR/F, el último reto de la marca californiana se ha llevado a cabo en territorio nacional y, de la mano de Mark Berdomás y su proyecto Mamuts, ha vuelto a romper moldes de una forma tan original como peculiar: con una Zero DSR/X, realizar un viaje de más de 7.000 kilómetros y 22 días de duración para retratarse a los pies de los 89 “Toros de Osborne” que todavía se conservan en la Península Ibérica. 

“Aprovechando mi experiencia planificando rutas -nos explica Mark- adapté mis conocimientos para planificar un viaje en moto eléctrica: estudiando las rutas entre los diferentes puntos a visitar, los puntos de recarga que necesitaría y sus alternativas, conociendo en detalle el funcionamiento de la motocicleta, etc. Así elaboré un planing completo y detallado”. El objetivo era convertirse en el primer motorista en visitar a bordo de una motocicleta eléctrica todas las vallas publicitarias con la silueta del toro de lidia que, desperdigadas en lo alto de colinas o cerros a lo largo y ancho de la geografía española, se han convertido en auténticos emblemas de la cultura nacional. 

Para afrontar semejante reto, Zero Motorcycles España cedió a Mamuts una DSR/X, la moto adventure eléctrica más versátil y completa del mundo, equipada con un motor Z-Force 75-10X que ofrece un impresionante par de 225 Nm y una potencia máxima de 100 CV (75 kW), que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 180 km/h. Además, equipa el pack de baterías Z-Force de 17,3 kWh, que aporta una autonomía máxima de 290 km, y un conjunto completo de ayudas a la conducción de Bosch con prestaciones Off-road.

“Soy propietario de una Zero S, una moto excelente como commuting y adecuada incluso para hacer alguna ruta de curvas. Pero la DSR/X amplía todas las posibilidades, puede viajar mucho más lejos y con todas las ventajas que aporta la propulsión eléctrica, como unos costes más reducidos”, comenta Mark, que también destaca su ergonomía excelente, altura perfecta, postura de conducción cómoda y la facilidad que permite a la hora de enfrentarse a pistas de tierra sin tener mucha experiencia off road, pues “tiene la ventaja de que no se puede calar”. 

En cuanto a la logística de los viajes y las recargas de las baterías, el protagonista explica que actualmente, gracias a la completa información que ofrecen herramientas digitales como Electromaps, viajar con una moto eléctrica tan solo requiere cierta planificación y previsión de ‘planes B’: “Hoy en día es muy fácil, hay una extendidísima red de cargadores por todo el país, y webs o aplicaciones que te facilitan el localizarlas e incluso ver el estado en que está o leer las opiniones de otros viajeros que ya las han usado”, detalla Mark, quien dividió el reto en cuatro etapas, como un trébol de cuatro hojas sobre el mapa de España. Un total de 22 días en los que vivió todo tipo de vicisitudes que se pueden disfrutar en sus diferentes canales (YoutubeFacebookInstagramTikTok y X). 

Finalmente, Mark logró “coleccionar” los 89 toros de la península, que no son todos los que existen, pues también hay en Baleares, Melilla y, fuera de España, en México, Dinamarca y hasta Japón. “Los dos toros que visité y que mejor recuerdo me dejaron fueron los de Monforte del Cid y Alfajarín, pues se ubican en cerros bastante elevados y difíciles para acceder en moto, pero una vez llegas, te inunda una tremenda sensación de éxito y las vistas son preciosas”, relata Mark.