Una riña familiar provocó un aparatoso accidente grabado por las cámaras de seguridad del propio vehículo.
Según RT el suceso pasó en la ciudad china de Kaili este pasado mes de noviembre y la prueba de alcoholemia indicó que el conductor había consumido sustancias etílicas.