Un chino tenía mucha prisa y suponemos que no encontraba estacionamiento. Así que decidió entrar en la tienda con su coche, dejarlo delante el mostrador y comprar tan pancho.