Aunque parezca mentira los dos conductores de este coche siguen con vida. El espeluznante suceso tuvo lugar en China cuando un camión de cemento arrolló un vehículo en la província de Zhejiang.