La ciudad alicantina de Cocetaina vivió el pasado 4 de febrero un curioso suceso cuando un coche en llamas intentó ‘huir’ de los Bomberos.

La conductora al percatarse que se había encendido un piloto de aviso aparcó el vehículo en una pendiente y salió de repente sin poner el freno de mano, por lo que el coche se encendió repentinamente y bajó como una bola de fuego.