Es la fracción de segundo que te puede provocar un buen susto y una desgracia. La que va entre apretar el acelerador y el freno. Un error, puede conducir a un fatal desenlace.