A veces el karma juega malas pasadas. Sino que se lo expliquen a este motorista que después de avisar a un conductor que tuviese cuidado se estampa contra una señal de tráfico.