Un intento de robo de un Mercedes en Leeds acabó en una auténtica batalla campal cuando los vecino se percataron de lo que sucedía y salieron armados con palos.