Fue cuestión de minutos que este niño checheno siga vivo. La rápida reacción del conductor dando un volantazo salvó al niño en el último instante.

Los echos sucedieron en la ciudad de Kurchalói, cerca de Grozny, la capital de Chechenia.

El pequeño cruza la calle sin mirar y un coche negro se aproxima a el a gran velocidad.