Mecánicos de un taller de Canadá cobraron a un cliente 90 minutos de trabajo en vez de los 11 que realmente estuvieron arreglando el vehículo.

El propietario de un Mercedes pilló ‘in fraganti’ a los operarios porqué se olvidó de apagar la cámara del interior del vehículo.

En la secuencia se ve como los mecánicos usan el vehículo para hacer gestiones privadas, comen helado y se burlan de su cliente.

El vídeo se ha colgado en YouTube superando los cuatro millones de visualizaciones.