El espíritu aventurero no tiene edad y sino que se lo pregunten a esta anciana de 91 años que disfruta haciendo trompos con un carrito de golf sobre el césped helado.